Personas naturales que no sean comerciantes no practican retención en la fuente sobre salarios

Según el parágrafo 3 del artículo 1.2.4.1.17 del DUT 1625 de 2016, modificado con los decretos 1808 de 2019 y 359 de 2020, las personas naturales no comerciantes no practican retención en la fuente sobre salarios.

Lo anterior aplica sin importar si pertenecen al régimen ordinario o al SIMPLE.

En el inciso primero del artículo 383 del Estatuto Tributario –ET– se indica que entre los empleadores que cancelen salarios y que quedarían obligados a practicar retenciones en la fuente a título de renta por dicho concepto también figuran las “personas naturales”. En dicho artículo se lee lo siguiente:

Artículo 383. Tarifa: la retención en la fuente aplicable a los pagos gravables efectuados por las personas naturales o jurídicas, las sociedades de hecho, las comunidades organizadas y las sucesiones ilíquidas, originados en la relación laboral, o legal y reglamentaria, y los pagos recibidos por concepto de pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales, será la que resulte de aplicar a dichos pagos la siguiente tabla de retención en la fuente: (…).

Como puede verse, la norma no hace distinciones y por tanto toda persona natural (sin importar si es o no comerciante obligada a llevar contabilidad, o sin importar su nivel de patrimonio o ingresos, etc.), estaría obligada a practicar la respectiva retención en la fuente sobre salarios.

Además, en el artículo 368-2 del ET se establece que las personas naturales que sí sean comerciantes obligadas a llevar contabilidad y con patrimonios fiscales altos, o ingresos brutos fiscales altos (más exactamente por encima de los 30.000 UVT, actualmente $1.140.120.000), solo estarían obligadas a practicar retenciones sobre los pagos o abonos en cuenta por los conceptos específicamente mencionados en los artículos 392 (honorarios, comisiones, servicios y arrendamientos), 395 (rendimientos financieros) y 401 (compras en general) del ET, los cuales incluso son artículos en cuya redacción se hace referencia a que el agente de retención por tales conceptos solo serían las personas jurídicas.

  • La reglamentación especial se estableció desde octubre de 2019

Pese a lo anterior, el Ministerio de Hacienda expidió en octubre 7 de 2019 el Decreto 1808 para reglamentar los cambios que primero se habían introducido a la tributación sobre rentas de trabajo mediante los artículos 23, 24, 35 y 34 de la Ley 1943 de diciembre de 2018. Fue mediante el artículo 4 de dicho decreto cuando se modificó el artículo 1.2.4.1.17 del DUT 1625 de 2016 (el cual regula justamente la retención en la fuente del artículo 383 del ET sobre pagos laborales) agregándole un nuevo parágrafo 3 en el cual se dispuso:

Parágrafo 3. Para los fines de este artículo, la persona natural que actúe como agente de retención del impuesto sobre la renta y complementarios debe cumplir con las condiciones que señala el artículo 368-2 del Estatuto Tributario.

Como puede verse, lo que allí se dispuso es que solo las personas naturales que sí sean comerciantes obligadas a llevar contabilidad y con los patrimonios e ingresos altos que se mencionan dentro del artículo 368-2 del ET (sin importar si pertenecen al régimen ordinario o al régimen simple; ver artículo 911 del ET) serían las obligadas a practicar la retención sobre salarios. Esta disposición lo que hizo en la práctica fue simplemente elevar a norma oficial lo que primero fue una simple doctrina mal fundamentada expedida por la Dian y contenida en la respuesta a la pregunta 2.11 de su Concepto unificado 912 de julio 19 de 2018, la cual fue agregada con el Concepto 1564 de septiembre 14 de 2018).

Posteriormente, ante la declaratoria de inexequibilidad de la Ley 1943 de 2018 que se produjo en octubre de 2019, teniendo presente que con los artículos 32, 32, 33 y 42 de la Ley 2010 de 2019 se retomaron los mismos cambios que en su momento había introducido la Ley 1943 de 2018, el Ministerio de Hacienda expidió el Decreto 359 de marzo 5 de 2020 para reintroducir las mismas reglamentaciones que ya se habían establecido con el anterior Decreto 1808 de octubre de 2019.

Por tanto, desde octubre de 2019 las personas naturales (y hasta las sucesiones ilíquidas) que no sean comerciantes obligadas a llevar contabilidad, o las que sí lo son pero tienen topes de patrimonio bruto o ingresos brutos por debajo de los 30.000 UVT, sin importar si pertenecen al régimen ordinario o al régimen simple, han estado exoneradas de practicar la retención sobre salarios y pagos laborales.

Información tomada de Actualícese.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *